skip to content
Primary navigation
Feature image for

Adultos mayores seguros

Hable con sus padres acerca de sus finanzas

El bienestar financiero y las necesidades de cuidado a largo plazo de los padres que envejecen pueden estar entre los aspectos más sensibles y difíciles que tienen que abordar las familias.

Aunque puede ser un tema poco agradable, es importante que los hijos adultos hablen de esto con sus padres con suficiente anticipación a la etapa de envejecimiento para evitar posibles problemas y malos entendidos en el trayecto. Motivamos a los residentes de Minnesota a que reserven un tiempo para hablar con sus seres queridos acerca de sus compromisos financieros y deseos de cuidado a largo plazo.

Inicie la conversación con estas cuatro preguntas:

  1. ¿Conocen usted y sus padres los indicadores de riesgo de una estafa? 

    De acuerdo con el Fideicomiso para Protección al Inversionista (Investor Protection Trust), una de cada cinco personas mayores de 65 años de edad ha sido víctima de un engaño financiero. Un estudio reciente estimó que los estadounidenses mayores sufren defraudaciones por casi tres mil millones de dólares cada año.

    Asegúrese de que sus padres sepan que pueden protegerse contra el fraude. Por ejemplo, ellos deben evitar proporcionar información personal a extraños en respuesta a textos, mensajes por correo electrónico o llamadas, independientemente de quiénes afirmen ser las personas que se comunican o de dónde dicen que llaman. Esté atento a conductas que puedan indicar que alguno de sus padres está siendo víctima de explotación financiera, como facturas sin pagar, una falta de dinero sin explicación o la aparición repentina de un nuevo “amigo”. 

  2. ¿Cuál es el plan en el caso de que se presenten problemas cognitivos u otros problemas de salud en los que sus padres no puedan ser capaces de cuidar de sus propias finanzas? 

    Anime a sus padres a que le pidan oficialmente a alguien que sea su representante médico o financiero o su apoderado legal. Es mejor si sus padres eligen a alguien en quien confíen para tomar sus decisiones financieras. De ser posible, debería haber un acuerdo entre la familia acerca de a quién se le confiarán estas responsabilidades. Esta persona deberá también mantener una comunicación clara con todos los miembros de la familia. 

  3. ¿En dónde mantienen sus padres sus cuentas, registros, pólizas de seguro y otros documentos financieros importantes en el caso que se les necesite? 

    Si la salud de uno de los padres de edad avanzada se deteriora repentinamente, los gastos a desembolsar de su propio bolsillo pueden acumularse rápidamente. Hable sobre todas las fuentes de ingresos y cobertura de seguro para determinar de qué manera, y si sus padres pueden cubrir algún tratamiento médico no previsto. Si sus padres están de acuerdo, familiarícese con su cobertura de seguro y sus bienes financieros, como ahorros, planes de pensión, acciones, cuentas individuales de retiro (IRA) y planes 401K. La elegibilidad para Medicaid y las opciones de Medicare se ven afectadas por los ingresos, los bienes y el seguro. 

  4. ¿Cuáles son los deseos de sus padres en cuanto a sus bienes, caudal hereditario y calidad de vida en el futuro?

    Pregunte a sus padres si tienen un testamento y en dónde se encuentra. Entérese de los puntos de vista de sus padres sobre su atención para sus últimos días de vida, y asegúrese de anotar sus preferencias en un documento oficial, como un testamento en vida o una instrucción anticipada para atención médica mucho antes de que ya no sean capaces de expresar su consentimiento informado.

    ¿Se sienten cómodos sus padres con la posibilidad de vivir en una casa de reposo? o, ¿tienen planes de mudarse con algún miembro de la familia o amigo, en caso de que necesiten atención especial? Sea franco y directo acerca de su capacidad de cumplir estos deseos. Si sus padres necesitan atención en una casa de reposo, es importante saber si sus ingresos mensuales cumplen con los requisitos de elegibilidad del estado para Medicaid. 

Para tener acceso a más recursos, los residentes de Minnesota pueden comunicarse a la Línea de atención a adultos mayores Senior LinkAge Line, un servicio gratuito que ofrece el estado para guiar a adultos mayores y sus familias hacia recursos comunitarios. La página de Internet Serve Our Seniors de la Asociación Norteamericana de Administradores de Títulos Valores (North American Securities Administrators Association) también ofrece información para los encargados de brindar cuidados.

Cuelgue el teléfono si se trata de fraude

Las estafas por teléfono constituyen una forma cada vez más común para realizar fraudes. El teléfono convencional es actualmente el arma de elección de los criminales. Una de las quejas más comunes que denuncian los adultos mayores y sus seres queridos es la frecuencia con la que se encuentran con estafas y planes fraudulentos por teléfono. Ejemplos comunes de fraude:

  • Le estoy llamando de Microsoft y parece que su equipo tiene un virus…”
  • “Se ha ganado la lotería en el extranjero y solo tiene que enviar dinero para reclamar sus ganancias…”
  • “Esta inversión es de bajo riesgo y de alto rendimiento”.
  • “Esta oferta es válida solo por hoy”.
  • “Habla tu nieto y estoy en la cárcel... Necesito dinero para pagar mi fianza”.
  • “Usted adeuda dinero y enfrenta graves consecuencias”. 

Los estafadores usan información pública para averiguar su nombre y número telefónico. Ellos usan a menudo tácticas atemorizantes para lograr que les envíe dinero, les proporcione información personal o para obtener acceso a su computadora. Si alguien llama y desea que le envíe dinero, desconfíe. Recuerde, si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea.

Cuelgue el teléfono si se trata de fraude:

  • Finalice la llamada: no sea una “víctima cortés”. Cuando se trata de protegerse, no existe la falta de educación. Simplemente finalice la conversación y cuelgue el teléfono.
  • Llame a un amigo: si se siente confundido o preocupado por una llamada telefónica, comuníquese con un amigo de confianza o familiar para que lo aconsejen. No permita que quien lo llama lo apresure a tomar una decisión.
  • Denuncie el fraude: no podemos detener un fraude del que no estamos enterados. Llámenos y denuncie el fraude, de modo que otras personas no se conviertan en víctimas. Puede comunicarse al Centro de Servicios al Consumidor (Consumidor Servicios Center) al 651-539-1600 o al 1-800-657-3602 (solo para el área metropolitana de Minnesota) o por correo electrónico a consumer.protection.@state.mn.us.
back to top