skip to content
Primary navigation
Feature image for

Servicios de asesoramiento de crédito

Muchos consumidores que están atravesando una crisis de deudas buscan ayuda de los servicios de asesoramiento de crédito como una alternativa a la bancarrota. Aunque existen muchas agencias de buena reputación que ayudan a los consumidores a salir y mantenerse sin deudas, también hay un número cada vez más alto de empresas que están ahí para victimizar al consumidor agobiado por las deudas.

Las promesas de una reducción rápida de deudas o de planes de pago de deudas con altos honorarios por adelantado (de cifras de cientos o miles de dólares) deberían ser un indicador de riesgo para los consumidores. Seleccionar el servicio equivocado de asesoramiento de crédito puede causarle un daño financiero considerable.

El Departamento de Comercio de Minnesota supervisa dos tipos de empresas relacionadas con créditos al consumidor:

Organizaciones de Servicios de Crédito

Estas empresas, a cambio de un honorario, ofrecen educación y asesoramiento personalizado a los consumidores. Pueden mejorar su calificación o historial de crédito, ayudarle a obtener un crédito y ofrecer asesoramiento o asistencia crediticia. Estas organizaciones deben ofrecerle un contrato que describa sus honorarios y servicios; asimismo, deben registrarse ante el Departamento de Comercio. Las organizaciones legítimas contarán con asesores de crédito debidamente capacitados, no solo telecomerciantes. Estos negocios lucrativos deben proporcionarle los servicios antes de cobrarle. Usted no debería pagar adelantos por este tipo de servicio. Los consumidores que tal vez no necesiten un trato individual pueden encontrar buena información sobre cómo preparar un presupuesto y cómo mejorar su crédito en las bibliotecas públicas o en muchas oficinas de servicios comunitarios.

Compañías de Gestión de Deudas

Estas empresas también cobran un honorario por ayudar a los consumidores que se han excedido al desarrollar un plan y recibir dinero del consumidor para pagarles a los acreedores conforme a un plan específico de reducción de la deuda. Las compañías ubicadas en Minnesota que proporcionan servicios de prorrateo de deudas deben contar con una licencia emitida por el Departamento de Comercio. A las firmas que se encuentran fuera del estado y que ofrecen servicios similares por Internet o por correo postal no se les exige licencia. Si opta por emplear una firma en otro estado, debería comunicarse a la agencia reguladora del estado para confirmar el estado de la licencia de esa empresa.

Antes de inscribirse en cualquier plan de reducción de deuda, asegúrese de leer el contrato y comprender cómo funciona el programa. Todavía pagará sus deudas, solo que a una tarifa reducida que se le paga a una compañía de gestión de deudas, la cual negociará con sus acreedores y hará los pagos en su nombre. Es mejor negociar con una entidad con una licencia de Minnesota que cuente con una oficina local y personal disponible para responder sus preguntas.

En algunos casos, las organizaciones de servicio de asesoramiento de crédito para el consumidor prestan los servicios de una compañía de gestión de deudas, así como servicios educativos y de asesoramiento de una organización de servicios de crédito.

El problema con quienes aparentan trabajar “sin fines de lucro”

Muchas organizaciones legítimas de servicios de crédito (que utilizan una amplia gama de nombres) disfrutan de una condición de “no lucrativas”, lo que significa que pueden cobrar adelantos por servicios, antes de prestar el servicio. Por consiguiente, muchas de las agencias fraudulentas que simplemente están ahí para cobrar su dinero pretenden ser entidades sin fines de lucro. Con el fin de reunir los requisitos legalmente como un servicio de asesoramiento de crédito sin fines de lucro, la agencia debe brindarle educación financiera. Los artistas de la estafa probablemente le envíen un folleto de planificación financiera y le llamen a eso “educación”. Las agencias legítimas deberían estar dispuestas a sentarse con usted y hablar sobre sus hábitos de gasto y ayudarle a formular un nuevo presupuesto.

Cómo encontrar un servicio de asesoramiento de crédito que tenga buena reputación

Verifique con el Departamento de Comercio de Minnesota para ver si hay registrada alguna organización de servicios de crédito o si una compañía de gestión de deudas cuenta con licencia.

Averigüe si la agencia de asesoramiento es miembro de una asociación principal, tal como la Fundación Nacional para Asesoramiento de Crédito (National Foundation for Credit Counseling) o la Asociación de Agencias Independientes de Asesoramiento de Créditos para el Consumidor (Association of Independent Consumer Credit Counseling Agencies). La afiliación con estas organizaciones garantiza que las agencias que son miembros cumplan ciertos estándares de calidad y ética, y que los consejeros de crédito reciban la debida capacitación.

Elija una agencia que ofrezca sesiones de asesoramiento gratis en persona para hablar sobre sus hábitos de gasto, organizar un presupuesto y ayudarle a manejar sus finanzas personales. Inscribirse en un plan de reducción de deudas o de servicios de crédito al consumidor por teléfono o por Internet le pone en riesgo de perder dinero con una empresa fraudulenta.

Consiga un acuerdo por escrito y léalo antes de firmarlo.

Evite las empresas que le exigen altos honorarios por adelantado (que podrían ser de cientos de dólares), “contribuciones voluntarias” o altos honorarios mensuales por servicio que solo se acumularán a su deuda. La mayoría de las agencias legítimas cobra aproximadamente $10 a $20 para iniciar un plan de pago de deudas y menos de $20 al mes en honorarios por servicio.

Si está negociando con una compañía de gestión de deudas, asegúrese de que lo mantengan informado acerca de cuándo y cuánto de su pago mensual se está trasladando a sus acreedores. Tenga cuidado con las compañías de servicios de crédito que se quedan con el pago del primer mes.

Tenga cuidado de promesas poco realistas, como borrar su deuda a cambio de una fracción del valor total en un período corto de tiempo (la mayoría de los planes legítimos de reducción de deuda demora de dos a cuatro años en pagar la deuda) o que le prometan revertir una mala calificación de crédito. 
Como siempre, recuerde la regla: si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea.

back to top